Skip to content

¿Cómo invertir en bonos?

como invertir en bonos

Si te interesa aprender cómo invertir en bonos, en está guía encontrarás información actualizada para saber como se invierte, sus ventajas y si realmente conviene. No te vayas y sigue leyendo!

Guía para invertir en bonos 2020

Cuando compras un bono, te conviertes en un inversor, prestas dinero al emisor del bono (por ejemplo, agencias, gobiernos, empresas). La empresa o el gobierno al que compró el bono (emisor) le devuelve su inversión (capital) más un plus (intereses) después de un período de tiempo predeterminado, siempre y cuando no venda el bono antes de la fecha acordada con el emisor del mismo.

Los bonos se llaman instrumentos de renta fija porque el interés que recibirás por adelantado cuando los compres. Por eso hemos dicho que son más estables que una acción porque sabes exactamente cuánto dinero recibirás en total al final del plazo.

¿Cómo se invierte en bonos?

Aquí presentamos 3 simples pasos para ayudarle a pensar en convertirse en un inversor de bonos:

Compra de bonos

Averigüe qué compañías ofrecen buenos beneficios para convertirse en titulares de bonos. Las empresas que cotizan bolsa y mercado de valores tienen una lista de empresas que cotizan y pueden emitir bonos. También hay bonos del gobierno (o bonos del tesoro).

Ponerse en contacto con un broker o corredor

Los corredores son intermediarios registrados en la Comisión Nacional de Valores (CNV). Puedes conocer los mejores brokers online para invertir aquí.

Abrir una cuenta de cliente para operar

Una vez que haya seleccionado a su corredor certificado de confianza, éste abrirá una cuenta a su nombre (y, si lo desea, a nombre de otra persona que desee añadir). Desde esta cuenta usted negociará todo lo relacionado con su inversión en bonos.

Diferencia entre invertir en acciones y bonos

La diferencia entre los bonos y las acciones radica en el riesgo, el rendimiento, el vencimiento y los derechos adquiridos. El rendimiento, el riesgo y los derechos adquiridos son menores con un bono que con una acción.

Es muy importante conocer las diferencias entre los bonos y las acciones, porque en realidad son dos activos completamente diferentes. En las finanzas, tanto el bono como la acción se consideran activos financieros.

¿Conviene invertir en bonos?

El mundo de los bonos abre sus puertas a todo tipo de inversiones. Cuando una persona o una empresa privada busca una forma de financiar sus proyectos, la opción más sólida es el mercado de capitales para proveerse de fondos a corto, medio y largo plazo mediante la producción de títulos privados y públicos conocidos como BONOS. Invertir en bonos pueden convenir por los siguiente:

  • Interés fijo: Esta es una inversión de interés fijo a mediano plazo
  • Retorno dinámico: El riesgo de inversión ofrece mayores retornos
  • Seguridad y protección: Los plazos para la recuperación de la capital son conocidos por antenamo, lo que aumenta el nivel de seguridad.
  • Negociabilidad: Para negociar los bonos, no es necesario hacerlo a través de un intermediario, pueden ser negociados directamente en la bolsa de valores.
  • Libre negociación: Son libremente negociables, si es necesario el inversor puede recuperar una parte de su inversión.

Este tipo de inversión es un préstamo en efectivo a un tipo de interés, de esta manera el inversor se convierte en un acreedor de la empresa. La empresa que vende el bono se compromete a devolver el dinero correspondiente según una serie de condiciones acordadas en el momento de la emisión del bono y con los intereses correspondientes.

Ventajas de invertir en bonos

El mercado de bonos ofrece una serie de ventajas de las que todo el mundo se beneficia, desde los ahorradores sin conocimientos del mercado de valores hasta los inversores sofisticados:

Acceso a un flujo de efectivo predeterminado.

A diferencia de la inversión en acciones, en la que el rendimiento del inversor depende en gran medida del precio al que se pueden vender las acciones en el futuro, los bonos tienen un calendario de pagos fijo en el momento de su emisión, que el emisor debe cumplir regularmente y al que el inversor tiene acceso, lo que permite hacer predicciones sobre cuándo, cuánto y en qué moneda estará disponible el pago. Aunque los bonos se negocian diariamente en los mercados, el inversor sabe de antemano qué rendimiento recibirá por mantener el valor hasta su vencimiento.

Dos fuentes de ingresos

Los bonos tienen dos fuentes de ingresos para el inversor: los ingresos periódicos del bono y la ganancia de capital (si el bono se compra por debajo de la par).

Por ejemplo, un inversor que compra un bono a 10 años a 80 dólares a la par por cada 100 dólares, con un cupón del 10% y pagos semestrales, recibe el siguiente flujo de caja: 20 cupones a 5 dólares (uno cada 6 meses) y al final recibe el valor nominal de 100 dólares y una ganancia de capital de 20 dólares. Con esta inversión recibirá una tasa interna de retorno del 13,74% (en lugar del 10%) porque compró por debajo de la par, siempre que pueda reinvertir los cupones de alquiler al mismo tipo de interés.

Inversiones de bajo riesgo

Los bonos han sido históricamente menos volátiles que las acciones, los productos básicos y las divisas porque tienen un flujo de efectivo predeterminado. Esto los hace mucho más adecuados para la cartera de un inversor con un perfil de riesgo conservador. Sin embargo, también resultan atractivos para los inversores de mayor riesgo, ya que la inclusión de un bono en una cartera de riesgo (que puede incluir, por ejemplo, acciones) proporciona una diversificación que reduce la volatilidad general de la cartera.

Por otra parte, los bonos emitidos por empresas con calificaciones crediticias más bajas (los llamados “bonos de alto rendimiento” o “bonos basura”) permiten un riesgo mayor que los bonos con buenas calificaciones.

Prioridad de pago

En el caso de los bonos emitidos por empresas, éstos tienen prioridad sobre las acciones en caso de posible quiebra de la empresa. Al invertir en acciones, la empresa participa en el curso del negocio (tanto en las ganancias como en las pérdidas) y, en un proceso de liquidación, los accionistas reciben el saldo después de cubrir la deuda. Al comprar un bono, usted es acreedor del emisor (en este caso, la empresa) y tiene prioridad en el proceso de cobro en los procedimientos de quiebra.

Cubrirse con varias variables

Existen diferentes tipos de bonos: su moneda de emisión, su tipo de interés, su vencimiento a vencimiento, su forma de reembolso, su calificación crediticia, su variable de ajuste, etc. Esta diversidad permite a los inversores elegir dónde quieren posicionarse en relación con la evolución de diversas variables como la inflación, los tipos de cambio, los tipos de interés o la actividad económica, de acuerdo con sus expectativas para el futuro.

En resumen, la inversión en bonos tiene muchas ventajas que benefician a personas con diferentes perfiles de riesgo. Hay una gama muy amplia de bonos, y los rendimientos de los mismos varían considerablemente de uno a otro.

error: Contenido protegido